Cómo aislar mejor los techos y tener la casa más fresca

Algunas opciones para incrementar la aislación en cubiertas ya construidas de chapa, teja y azoteas (transitables o no), sin desarmar ni demoler.

Cuando el sol aprieta, un techo se puede convertir en un radiador gigante, literalmente, y el gasto de energía para refrigeración o calefacción se dispara. Mejorar el comportamiento térmico de un techo es posible, sea de chapa, teja o losa, con soluciones en las que no es necesario desarmarlo. Algunos ejemplos:

Pintura cerámica
Se trata de un revestimiento de alta prestación capaz de reducir notablemente la temperatura de un techo de chapa o de una losa con membrana. Con un espesor de capa de tan solo 0,25 mm, la pintura bloquea el calor en sus tres formas de transferencia (radiación, conducción y convección), logrando bajar unos 30 grados la temperatura de una cubierta metálica.

Además, contribuye a controlar la propagación del fuego en caso de incendio. El producto se aplica directamente sobre la chapa o membrana aluminizada con rodillo, pincel o pistola.

Vegetación
Transformar una azotea en una terraza verde mejorará su capacidad aislante. En este caso, se debe verificar que la carga que se agregue al techo no exceda la admisible, y revisar la aislación hidrófuga. Hay que considerar una inversión de unos 950 pesos por m2 para reforzar la aislación con membrana geotextil y preparar el sustrato con tierra y grava.

 

Techo expandido
Esta solución consiste en disponer unas placas de poliestireno expandido especiales (se parecen a una plancha de ravioles) sobre la membrana hidrófuga intercalando un manto geotextil sobre la losa existente. Al colocar el aislante por la cara externa del techo, se consigue una protección adicional para la membrana al quedar protegida de la acción nociva del calor, alargando su vida útil. Luego, para evitar que las placas se vuelen con el viento y protegerlas de los rayos UV, se coloca como terminación canto rodado de granulometría pareja. Las piedras se pueden reemplazar por tierra para armar un espacio verde, o colocar un deck o baldosas con separadores para que la terraza sea transitable.

Techos de teja o chapa
Cuando están armados de modo tradicional con machimbre a la vista, se puede colocar un rollo de lana de vidrio (tipo Rolac Plata Cubierta) entre los cabios. La tarea es sencilla porque el ancho del rollo está pensado según la separación habitual que se deja entre tirantes. Como terminación, se puede armar un cielo raso de placas de yeso copiando la pendiente de la cubierta. En ambos casos, chapa o teja, esta solución cumple con la aislación térmica nivel B de las normas IRAM para todo el país.

Cubiertas sin pendiente
Desde el interior del ambiente se puede sumar planchas de lana de vidrio tipo Rolac Plata de 70 mm, para luego armar un cielo raso aplicado en seco. Esta solución se puede mejorar aún más para subir al nivel B de las normas para todo el país, armando una cámara de aire entre la cara interna de la losa y el aislante.

Fuente: http://arq.clarin.com/arq/construccion/aislar-mejor-techos-tener-casa-fresca_0_H1TWoGAtg.html