SubSpace: el hotel para dormir como si estuvieras en el espacio

Con muchos adeptos en Japón, esta es el primer hotel de su tipo en Europa; en el, los huéspedes duermen en cápsulas espaciales en lugar de tradicionales habitaciones. La reserva cuesta entre 15 y 30 euros la noche y sólo tiene espacio para una persona por cápsula.

En Zagreb, la capital de Croacia, acaba de abrir sus puertas el ‘Subspace’, un hotel que en lugar de habitaciones con camas ofrece a sus huéspedes cápsulas espaciales como si se tratara de una nave espacial.

Para el hotelero croata, las cápsulas del Subspace le recuerdan a aquellas en las que Bruce Willis y Milla Jovovich duermen en su viaje espacial en la película ‘El quinto elemento’, uno de los clásicos del cine de ciencia ficción.

El Subspace tiene una sala grande, donde se encuentran 20 cápsulas individuales para estar y dormir, varias cápsulas especiales con baños, y además dispone de una recepción, una cafetería y una terraza.

El hotel está situado a unos 200 metros de la plaza Jelacic, en el casco antiguo de Zagreb.

La capital croata era hasta hace poco un mero punto de tránsito para los turistas en su camino hacia las playas del Mar Adriático, pero que hoy es un lugar en el que los viajeros se quedan cada más.

“En la época del Adviento estuvimos llenos. Sobre todo gente joven y alegre. Estamos en pleno centro de la ciudad, pero en una zona muy tranquila sin tráfico”, explica Krlic, de 45 años de edad.

La prensa croata afirma que el ‘Subspace’ es el primer hotel-cápsula de la Unión Europea, un concepto hotelero que existe desde hace años en Asia, sobre todo en Japón.

Las cápsulas, todas importadas desde China, tienen un tamaño de 1,2 por 2 metros, con capacidad para alojar a una sola persona.

Sin embargo, ante el gran éxito del hostal en sus primeras seis semanas de vida, el propietario del Subspace se propone ampliarlo con cápsulas más grandes, aptas para parejas.

Cada una de las cápsulas dispone de varios niveles de ventilación, un pantalla táctil con teclado y auriculares, conexión de Internet de alta velocidad, enchufes USB y de electricidad, una caja fuerte para dinero y documentos, así como un espejo.

“Cuando entré por primera vez, me sorprendió la sensación de mucho espacio que hay adentro”, comenta Dora, una turistas croata, que destaca el nivel de limpieza.

De hecho, la higiene es uno de los puntos fuertes, explica el propietario con orgullo.

El ambiente modernista ha sido enriquecido por el pintor Tomislav Bundek, cuyos dibujos futuristas tiene un toque de la estética de la película ‘Avatar’, otro de los clásicos del cine de ciencia ficción.

Sus obras cubren gran parte de las paredes y el techo de la cafetería del hotel.

Fuente: Excelsior